CONTROL DE PLAGAS A FINES DEL SIGLO XX

Es de interés sanitario el eficiente control de plagas en establecimientos donde se desarrolla nuestra actividad laboral. Las plagas, sean insectos o roedores, son fuentes de graves problemas económicos y sanitarios. Descrédito y la enfermedad pueden acompañar a la presencia de plagas en nuestro ambiente. Sin embargo no es sencillo seleccionar una empresa para el control de las plagas.

Como hacer para que el remedio no sea peor que la enfermedad?

Como hacer para asegurarnos que los tratamientos no lleven a intoxicaciones agudas por mala manipulación de insecticidas, o a exponer al personal crónicamente a superficies tratadas que incrementan innecesariamente sus probabilidades de contraer enfermedades?

Para reducir los riesgos mencionados y a fin de realizar un control de plagas no contaminante nuestro proceder es:

1. Actuar siempre sobre la base de un diagnóstico que identifique las especies a combatir, las causas de su presencia, sus refugios y peculiaridades biológicas más importantes para su control.

2. Las acciones de control se realizan con un cronograma que tiende a interrumpir los ciclos biológicos de las especies plagas.

3. Se utilizan biocidas de alta especificidad y baja toxicidad para el hombre, como las hormonas reguladoras de crecimiento, aplicados de manera tal que no existan riesgos para personal o usuarios. Los productos utilizados y sus formas de aplicación son las recomendadas por los organismos de salud más exigentes, como la E.P.A. (USA), o la O.M.S.

4. Se tiene en cuenta el movimiento de materiales de y hacia el establecimiento.

Estas normas, y el profundo conocimiento de la biología de las especies plagas, permiten un efectivo control de las mismas, usando muy bajas cantidades de productos de máxima nobleza.

mosquitos moscas roedores control integrado de plagas control de plagas en el siglo XXI hantavirus dengue countries cucarachas el fenómeno de El Niño y plagas